Portal de Noticias INFOTUR

Historia del cultivo

Para encontrar las primeras referencias de este vino legendario, tenemos que remontarnos algo más de cinco siglos. Fue a finales del siglo XV, con la llegada de los primeros colonizadores europeos del Archipiélago, cuando comienzan a sembrarse viñedos en La Palma. Entre las muchas cepas importadas, vinieron algunos ejemplares de esta antiquísima variedad mediterránea, probablemente introducida por los portugueses y cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos. De hecho, algunos expertos relacionan el nombremalvasía con el puerto griego de Monemvasía, en la península del Peloponeso, aunque otras fuentes parecen apuntar hacia la localidad cretense de Candia. Sea como fuere, apenas doscientos años después de su llegada, la extraordinaria calidad del malvasía canario ya era bien conocida en las cortes europeas. Por las islas pasaba en aquel entonces una de las rutas de navegación más transitadas del mundo, lo que favoreció a la vez su distribución y su fama. Shakespeare (1590 – 1613) hace frecuentes menciones al sack canary , que aparece citado en obras como Las alegres comadres de Windsor Enrique IVNoche de Reyes . Su contemporáneo Luis de Góngora, junto a escritores posteriores como Sir Walter Scott, Robert Louis Stevenson, Lord Byron o Alexander Kuprin continuaron celebrando sus cualidades a pesar de las severas dificultades a su comercialización provocadas por las tensiones políticas entre España e Inglaterra.

En el siglo XIX llega a Europa la temible filoxera, una plaga de proporciones casi bíblicas que arrasó con las dos terceras partes de la producción del continente. Muchas de las llamadas variedades nobles, el grupo al que pertenece la malvasía palmera, se extinguieron para no volver a aparecer jamás. Sólo el relativo aislamiento de Canarias permitió conservar la práctica totalidad de las traídas al archipiélago.

Canarias ofrece suelos y climas ideales para el cultivo de este tipo de variedades. La influencia marina en terrenos bajos ofrece las características ideales para la siembra de estas cepas, que producen vinos con alta graduación y acidez fija. Los suelos de ceniza volcánica son especialmente adecuados para el cultivo, lo que ayuda a explicar su distribución en la isla. De hecho, la recolección se sigue realizando de forma completamente tradicional .

A simple vista, destaca por su color ambarino y brillante, con reflejos limpios de oro viejo. Las elaboraciones más conocidas son las dulces, aunque también proporciona equilibrio a los blancos secos. Como es habitual en este tipo de vinos, la uva se somete a un proceso controlado de sobremaduración, lo que contribuye a reforzar su grado alcohólico y su contenido en azúcar. En boca es un vino potente, ampuloso y con carácter, cuya gradación alcohólica varía entre los 14 y los 16º. El dulzor que los caracteriza, que es tanto responsabilidad de la cepa como de una recolección tardía, tiene un distintivo punto final de amargor (dependiendo de la variedad y el año, cada litro de malvasía puede llegar a tener entre 80 y100 gramosde azúcar). Finalmente, como rasgo más distintivo, destaca por su fuerte carga aromática, saturada de una riqueza frutal casi infinita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: