Portal de Noticias INFOTUR

UN POCO DE HISTORIA                     
El órgano de Adeje fue encargado y donado por Domingo de Herrera Ayala y Rojas Ponte, onceno Conde de La Gomera y sexto Marqués de Adeje para el convento franciscano de Ntra. Sra. de Guadalupe y San Pablo de la Villa.

Una vez fallecido el Marqués, los frailes conventuales disminuyeron en número, la Iglesia sufrió uno de los mayores embates de su historia con la desamortización, los bienes eclesiásticos

eron llevados de aquí para allá, los órganos perdieron la importancia que tuvieron en el culto durante el Barroco, se deterioraron y en la isla no había quien los reparara o quien se atreviera a trasladarse al lejano sur, del que un fraile le comentaba al marqués en una carta: “aquí estamos como en el limbo, sin saber qué mundos corren, ni cosa de novedades. Dios nos asista y dé gracia para aprender a morir”.

El órgano de la parroquial de Adeje es un órgano positivo, cuya caja de un solo cuerpo de fachada, de buena madera de pino pintada de color rojizo oscuro, mide 3’45 metros de alto por 1’37 y 0’72 de fondo. Sus líneas son sobrias y presenta en el centro un torreón semicircular más elevado, donde están dispuestos los siete tubos más graves del Prinzipal de 4’. Este torreón determina una división tripartita de la fachada, con planibandas de menor altura flanqueándolo, con 10 tubos cada una. Las esquinas achaflanadas del cuerpo superior están rematadas por una cornisa con dos pisos de molduras, al igual que en el torreón central, cornisas que crean la ilusión de dos torreones laterales. En estas esquinas achaflanadas hay dos adornos que animan su visión: uno flameante y dorado en la parte superior y otro en forma de voluta plana en la inferior pintado del mismo color de la caja.

Coronan estos florones, tanto el torreón central a mayor altura como las esquinas de la caja que imitan asimismo torreones, y que con estos adornos se acentúa más su parecido. Están constituidos por finas tallas recubiertas de panes de oro con motivos vegetales, rocallas y una venera como remate superior del central. En éste rodean al escudo de armas del donante pintado con brillantes colores. Otros adornos flameantes cabalgan sobre las estrechas cornisas curvas de las planibandas que llevan un sentido ascendente, todo dentro del gusto rococó. Por debajo de estas tallas, una banda de fondo verde oscuro, que recorre todo el perfil superior de la fachada, lleva la siguiente inscripción en letras doradas: Diólo Dn. Domingo de Herrera Ayala y Rojas Ponte Xuárez de Castilla, onzeno conde la Gomera. Año 1765.

Además de estos florones ornamentales el conde y marqués mandó ponerle unas puertas muy decoradas para proteger la tubería del polvo y de los robos, puertas cuyos paneles se adaptan perfectamente a las curvas de la fachada del instrumento -incluso conforman los falsos torreones de los extremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: